Child with music instruments. Musical education for kids. Colorful wooden art toys for kids. Little girl and boy play music. Kid with xylophone, guitar, flute.

Al Son de la Música

Además del juego, la música es fundamental como herramienta de aprendizaje para Gymboree durante las actividades en las que participan los niños, junto a sus padres o cuidadores.

“Bravo, bravo, bravo, bravísimo, bravo…”, cantan muchos padres cuando felices recompensan a su bebé porque comió bien o finalizó una actividad de manera correcta. Es parte de una de las tantas canciones que enseñan en Gymboree y que quedan fijadas en la mente del pequeño y de su familia, porque la música es una herramienta que permite que se graben múltiples aprendizajes y momentos agradables.

En Gymboree es fundamental utilizar la música que les gusta a los padres para que el trabajo sea continuo y puedan transmitir al niño cariño y emoción.

Ya no es un secreto la importancia que tiene la música en el desarrollo integral de los niños y el efecto ineludible que provoca en sus emociones ¿O no viene a tu memoria alguna canción que evoca un evento de tu infancia que te causó alegría o tristeza, y despierta en ti diversos sentimientos?

Pues bien, todo lo que genera una emoción genera un aprendizaje, y en ese sentido la música es fundamental para los pequeños. “Los beneficios de la música en el desarrollo se pueden observar en todas las áreas. Cognitivamente, la estructura musical favorece el desarrollo de los conceptos de espacio y tiempo, construye conexiones neuronales necesarias para el aprendizaje del lenguaje y las matemáticas y favorece el desarrollo de la atención y la memoria. En lo socio emocional, la música es una poderosa herramienta para comunicar emociones y para compartir experiencias en grupo. En el área motora, desde la exploración de un instrumento hasta todos los bailes y expresiones motoras, están estimulando fuerza, coordinación y equilibrio”, afirma Catalina Botero, Coordinadora Académica de Gymboree.

En Gymboree Play and Music, como su nombre lo indica, consideran y tienen muy claro que la música y el juego son sus pilares para generar en los niños la mayoría de los aprendizajes que adquieren mientras permanecen en el centro de estimulación.

Por ejemplo, el Play and Learn, su programa bandera y más popular, que es de estimulación por medio del juego, está fundamentado en un alto porcentaje en la música. A través de canciones los pequeños aprenden a seguir instrucciones, a realizar ciertos movimientos, nuevos conceptos y rutinas. En pocas palabras, obtienen muchos conocimientos.

Música y más música

Music es el programa enfocado específicamente en el desarrollo musical de los niños desde los 6 meses de nacido. ¡Muy temprano! Es verdad, pero la razón es justificable porque a partir de esta edad el bebé ya empieza a entender desde su propio cuerpo algunos de los primeros elementos musicales que se constituyen en los cimientos de la música: ritmo, melodía, tono y timbre.

“Los elementos básicos mencionados es lo que nosotros trabajamos de la música. Pero tenemos unas ejecuciones que es lo que van a hacer los chiquitos. Dentro de las ejecuciones tenemos: cantar, moverse (se incluye la parte de baile), tocar (es la exploración de instrumentos y mirar cómo suenan), escuchar y crear. Esas son las cinco experiencias claves que se trabajan en este programa”, comenta Catalina Botero.

Gymboree trabaja con 14 estilos musicales con características especiales, dentro de los que se incluye música europea, latina, clásica y musicales de ABBA, los Beatles y de los años 80. Casi todos los géneros son muy buenos para estimular el desarrollo musical de los niños, y como son de diferentes partes del mundo, conocen un poco la riqueza musical de otras culturas y de Colombia.

Obviamente, las canciones infantiles son indispensables en este despertar musical de los chiquitos de Gymboree. Para Catalina Botero: “Definitivamente son muy importantes porque tienen una estructura, melodías y tonos que son muy favorables para que el niño se vaya apropiando de toda esa estructura musical y, además, la mayoría son relajantes y los ayudan mucho. Utilizamos las típicas de toda la vida y miles de canciones muy lindas y estimulantes para trabajar con ellos”.

Se estimulan comportamientos musicales que van desde lo comprensivo a lo expresivo; es decir, lo último que se espera es que el chiquito se exprese musicalmente.

Los niveles

Música 1 (niños de 6 a 18 meses)

El pequeño comienza a reaccionar ante una melodía y al ritmo de las canciones se balancea y mueve sus piernas, brazos, cabeza, todo su cuerpo y expresa las emociones que le producen. También empieza a imitar, con cambios en su voz, algunas partes de las canciones, juega con instrumentos para ver qué pasa y cada vez está más atento a lo que escucha y a lo que sucede.

Música 2 (18 meses a 3 años)

Con su cuerpo el infante ya expresa la mayoría de lo que está aprendiendo: sigue una melodía, la tararea y canta apartes de una canción o completa si es corta. Como ya camina, al oír la música salta, brinca, corre y baila todo lo que suena. Además, ya presta más atención a las canciones.

Música 3 (3 a 5 años)

Se espera que el niño ya pueda reconocer plenamente las canciones y las pueda cantar. Trata de coordinar sus movimientos con lo que escucha y enfoca más su atención en los contrastes musicales:

  • suave-fuerte
  • rápido-despacio,
  • duro-pasito

En definitiva, observa lo que pasa con la melodía y trata de imitar lo que sucede. Algunas de las actividades que se realizan para que los pequeños aprendan los elementos básicos de la música son:

  • el seguimiento de movimientos por parte de los acompañantes para que los transmitan a los niños y ellos los sientan en su cuerpo
  • el seguimiento de melodías
  • imitación de movimientos por parte de los más grandecitos
  • aprendizaje de las notas
  • apropiación de las estructuras musicales de diferentes canciones.

¡Que suene!

Un pequeño no saldrá de Gymboree creando composiciones como las de Bach, Vivaldi o Tchaikovsky, no es la intención. Pero sí se pretende prepararlo en todas las áreas de la música para que cuando se enfrente al aprendizaje de un instrumento o a una formación musical más profunda, esté listo y lo pueda hacer con más facilidad.

Catalina Botero explica que “en todas las clases de música hay un tiempo para la exploración de instrumentos de viento, cuerda y percusión y los niños pueden mirar cómo suenan y explorarlos. Con los más chiquitos se utilizan más de percusión:

  • Maracas
  • Tamborcitos
  • Panderetas

Los más grandecitos trabajan con unos de viento o cuerda pero sencillos y seguros”.

 

regreso-a-clases-gymb

Consejos para el regreso a clases

El regreso a clases está encima de nosotros. Los días de descanso y de compartir en familia han sido reconfortantes, pero ya es momento de inciar una nueva rutina. Particularmente el inicio de esta nueva etapa suele ser diferente para cada familia. Hay personas que inician este nuevo período con mucho entusiasmo; otras no tanto.

El comienzo de las clases sin duda viene cargado de nuevas responsabilidades tanto para los profesores, los padres y para los hijos. Sin embargo, el compromiso mayor es para los padres, quienes llevan la batuta del hogar.

El proceso para los niños suele ser diferente. A ellos particularmente tenemos que prepararlos física y mentalmente para cambios drásticos en el horario, en actividades y en tareas. Por eso, conversar con ellos y establecer los nuevos objetivos para este período es un buen comienzo. A continuación te dejamos unos consejos prácticos que te ayudarán a mantenerte enfocada para este regreso a clases.

  1. Organízate: en vacaciones es muy común que tengamos tiempo de sobra, y puede ocurrir que justo cuando esos días están finalizando ya nosotros nos hemos acostumbrado. Por eso es bueno llevar una organización. Investiga qué es lo que necesita su hijo para el comienzo a clases y ve preparándolo. Los domingos puedes dejar las cosas del lunes preparadas para que puedas ganar más tiempo.
  2. Planea tu día: va muy de la mano con la organización. Trata de establecer rutinas en familia para que los tiempos sea efectivos. Lo ideal sería llegar a acuerdos para la distribución del tiempo y de tareas.
  3. Acostumbra poco a poco a los niños al horario: ninguna madre desea que sus hijos duerman tarde la noche anterior al regreso a clases, pues esto significa menos horas de sueño para ella y dificultad para levantarse al día siguiente. Por eso, es recomendable que si los niños tomaron la costumbre de acostarse tarde durante vacaciones, podamos ir estableciendo poco a poco los nuevos horarios para ir a dormir, de esa forma los preparamos gradualmente para el cambio de esta nueva etapa.
  4. Observa a tus hijos y las emociones: el regreso a clases no siempre es fácil. Luego de días de tiempo juntos, nos toca separarnos y volver a nuestras labores. Por eso es importante que prestes atención a tu hijo y sus emociones. Procura hacerlo sentir seguro de esta nueva etapa, establezcan objetivos juntos y explícale posibles experiencias.

Enfoca el regreso a clases como algo positivo. Si lo transmites a ellos será más fácil de comprender. Prepáralo para que vea la vuelta a clases como una posibilidad de hacer nuevos compañeros y a la vez, juntarse con los antiguos.  ¡Feliz regreso a clase!

ninos-independientes-4

¿Cómo formar niños independientes?

Aunque no lo sepamos, tenemos la tendencia a sobreproteger a nuestros niños. Es lógico que asumamos sus tareas para que ellos no se esfuercen o para que tengamos mejores resultados. Sin embargo, esta afirmación es falsa.

Formar niños independientes no es tarea fácil, no veremos resultados de un día para otro, sin embargo, es muy importante que desde el inicio nos armemos de paciencia y comencemos a educar a nuestros niños para que actúen; no sólo para ayudarlos a ellos, también a nosotros.

ninos-independientes-3Si lo analizamos bien, sobreproteger a nuestros hijos trae muchas consecuencias negativas. Entre ellas, que los niños se sientan incómodos haciendo cosas por ellos mismos, no se atrevan a hacer cosas nuevas,  que su autoestima se vea afectada y que no se sientan capaces,  entre muchas cosas.

Podemos, poco a poco, implementar algunas prácticas para poder desapegarnos y enseñarles que ¡ellos solitos pueden!

  1. Ayudarlos a ser independientes no significa que no los estemos ayudando: Sin duda nuestros hijos necesitan nuestra ayuda para guiarlos y apoyarlos – y eso es algo que necesitarán toda la vida- pero poco a poco es recomendable incentivarlos a que tomen decisiones y elaboren tareas por ellos mismos.
  1. ¡No hay que limitar sus ganas de explorar!: los bebés siempre exploran, es una de sus actividades favoritas. Es importante no cohibirlos, dejar que conozcan el mundo, siempre estableciendo límites de seguridad y vigilando sus movimientos.
  1. Enseñarlos a tomar sus propias decisiones: Los padres sin duda son los que tomarán las decisiones, pero dejar que ellos escojan qué vestir y qué no, los ayuda a comprender que esas decisiones tienen consecuencias y que su palabra es válida.ninos-independientes-1
  1. Guiarlos: Cuando llegue la hora de enseñar algo nuevo, puedes explicarles en pequeños pasos y luego hacerlo con ellos. El segundo paso será que ellos hagan la tarea sólo con supervisión.
  1. Permite que te ayude con tus tareas diarias: Los niños disfrutan mucho poder ayudar, por lo tanto, es muy importante aprovechar este deseo para incentivar su sentido de pertenencia y de cuidado por lo que es propio. Establecer tareas sencillas en el hogar lo hará sentir útil y lo enseñará a valorar más cada actividad.

Implementar esos truquitos los ayudará muchísimo a tener juicio propio; incentivemos a los niños a actuar con creatividad, libertad e independencia.

stock-photo-working-together-is-so-fun-cheerful-young-beautiful-businesswoman-looking-at-her-baby-girl-with-390656293

Conciliación trabajo y familia

Como madres trabajadoras, solemos poner en tela de juicio nuestros métodos de crianza, aún más si hemos sido objeto de críticas -por familiares o amigos- tras haber decidido dividir nuestro tiempo entre trabajo e hijos. Es normal cuestionarse, sobre todo en cuanto a este tópico tan importante que significa convalidar nuestras labores como madres y profesionales.

Pese a todos los pronósticos negativos que recaen sobre las madres trabajadoras, tenemos buenas noticias para ti: según un estudio realizado por la American Psicological Asociation, se dice que los hijos de madres que trabajan son más saludables -mental y físicamente- en comparación con aquellas que no lo hacen o que se quedan sin empleo.

Para nadie es un secreto que cumplir el rol de madre y de mujer trabajadora no es fácil; sin embargo, es muy beneficioso. Así lo confirma una encuesta realizada por Gallup a más de 60.000 mujeres de los Estados Unidos, que determinó que las madres que tienen niños pequeños y no trabajan experimentan más sensaciones de tristeza e ira que aquellas con hijos chicos que salen de sus casas y reciben un salario. El trabajo, le brinda a las mujeres un propósito, autonomía y control, en donde es posible demostrar en lo que somos expertas y a cambio recibir un salario.

 

mamá2

Sin embargo, al momento de leer esa afirmación siempre conseguimos preguntarnos ¿cómo es posible? lo ideal en ese escenario es evitar la sobrecarga de roles. Lograr el equilibrio entre ser madre y profesional depende de varias prácticas:

1.Compromiso en el núcleo familiar:

Lo ideal es compartir las tareas equitativamente y ajustar calendarios para que, tanto mamá como papá, no pierdan un segundo importante en la vida de sus hijos.

2. Atrevernos a delegar:

Como madres, siempre tenemos la creencia de que si lo hacemos nosotras mismas será mejor. Sin embargo, nos sobrecargamos, tanto en lo profesional como en lo familiar. Lo ideal es ejecutar las tareas que sin duda deben ser realizadas por nosotras y delegar a un equipo de confianza el resto, tanto en nuestro hogar como en la oficina.

3. Conseguir formas novedosas de cumplir a totalidad con los roles:

Muchas mujeres han optado por incluir nuevas tecnologías en su día a día. De esa manera, es posible realizar el trabajo de oficina en casa, lograr coordinar mejor los horarios, ser más eficientes en el trabajo y compartir más tiempo con sus hijos. De hecho, muchas han asegurado que en su jornada es mucho más satisfactoria y efectiva de esa manera.
En ese sentido, es importante recordar que no es posible recuperar el tiempo; por eso, es recomendable dedicarle a nuestros hijos al menos 20 minutos en donde podamos compartir y conseguir momentos de calidad para desarrollar nuevas experiencias juntos. Así que en este tiempo, están prohibidos celulares, televisores o cualquier otro tipo de distracción.

Si quieres conocer más de este tema, te esperamos en nuestra charla “Como conciliar trabajo y familia” este 31 de mayo en Gymboree calle 81.