disciplina positiva

AMOR y Límites Educando con sentido – Disciplina positiva

Uno de los principales retos que tienen los padres en el proceso de crianza es darles a sus hijos NO lo que quieren, sino lo que realmente NECESITAN.

Escrito por:

Desde ahí, las normas, los límites y los acuerdos, son unos de los más importantes REGALOS DE AMOR que entregan los padres a sus hijos, durante toda la vida. Los niños desde que nacen quieren conocer, explorar y “controlar” el mundo que los rodea, y es responsabilidad de sus padres guiarlos, empoderarlos y brindarles herramientas para que puedan relacionarse adecuadamente con su entorno, sus pares y sobre todo consigo mismos. Las normas y los límites son la guía para que un niño camine seguro, reconozca de qué es capaz, hasta dónde puede actuar, danto lo mejor de sí, desde el respeto, para una sana convivencia.

disciplina positiva1

Para lograr organizar en casa unas normas y límites claros, hay que tener en cuenta los principios básicos de la disciplina positiva:

  1. CONEXIÓN: Todos los niños necesitan sentir que pertenecen, a una familia, colegio.
  2. RESPETO: Los niños quieren ser tratados como “te gusta que te traten a ti”.
  3. SENTIDO: Las normas y los límites se deben enseñar y construir ahora y a largo plazo, es decir hay que repetirlas, cuantas veces sea necesario. Enfoquémonos en soluciones y no solo en el comportamiento.
  4. AMOR: Ser gentil y firme al mismo tiempo.

disciplina positiva2Motivar en vez de premiar enseña autoconfianza, no queremos que nuestros hijos tengan que depender de algo para alcanzar logros en la vida. La motivación invita a la autoevaluación, los premios y las alabanzas invitan por el contrario a que los niños dependan de la aprobación del adulto. Por ejemplo, PREMIAR “Que buenas notas, te mereces un premio” vs MOTIVAR “Debes estar orgulloso de ti mismo”.

La disciplina positiva es cuando “NO quiere decir NO”, cuando el mensaje se centra en la conducta, no en el niño. Cuando es directo, concreto, amable y firme.
El castigo no es necesario si en casa hay hábitos, normas y límites claros. Si los niños tienen una mala conducta optemos por las consecuencias naturales y lógicas, que ellos puedan entender y que estén relacionadas directamente con su conducta. Por ejemplo, si el niño no comió va a sentir hambre.

La disciplina es un proceso de aprendizaje, se requiere repetición, tiempo y paciencia. La disciplina se enseña en casa, refleja nuestra educación y nuestra cultura. La disciplina debe construir sentido de vida, compromiso y valores.

Juanita Boada De Narváez
Asesora y Coach en Crianza, Familia y Educación

(Ver artículo Desarrollo infantil: Los niños y la tecnología)

(Imágenes de Pexels)

 

AMOR y Límites Educando con sentido – Disciplina positiva
4.19 (83.75%) 16 votos

También puede interesarte